Luis González: el perfecto “titiriminólogo”

Fernando Pardos

Resumo


Luis González es de esas personas activas, inquietas, inconformistas. Pero callado, discreto y sencillo. Luis se hace desear, pero no es consciente. Luis es imprescindible, pero no se da la importancia que tiene. Luis sabe. Así, a secas. Y como buen sabio, no se conforma con saber y busca el teléfono del que sabe más. Luis ha encontrado, o mejor fabricado, su nicho profesional. Hizo de la necesidad virtud cuando, dejando por imposible la enseñanza del francés, se dedicó a la traducción institucional en la División española de Traducción en Luxemburgo, como mal menor al principio pero con pasión después. Y supo primero aprender de sus mayores (¡qué bien te enseñaron!) hasta llegar por sufrida experiencia a reconocer la importancia de la terminología en los ámbitos de especialidad y en las esferas institucionales. Porque no le bastaba con salir del paso en los aprietos traductoriles de la siderurgia y la minería; había que dejar aquello impecable y si había que recurrir a la invención, al diseño, al nuevo cuño pues adelante, pero nunca a la ligera. Todo lo que sale de sus manos es fruto del esfuerzo, de la búsqueda, del estudio, de la decisión meditada, de la consulta escogida. Rigor. Por eso, consciente de lo que tiene entre manos y con el rumbo ya fijado, se especializa en terminología por la Universidad Católica de Lovaina y se integra en la unidad de Terminología del Servicio de Traducción.

Texto completo:

PDF (Español (España))

Apontamentos

  • Não há apontamentos.




Debate Terminológico
http://seer.ufrgs.br/riterm/